Dado que es imposible satisfacer las necesidades de todo tipo de consumidores con un mismo producto o servicio, las técnicas de segmentación se tornan cada vez más importantes. Y las variables demográficas tienden a ser las más elegidas.

El mercado es demasiado amplio y está formado por clientes diferentes con diversas necesidades de compra. La segmentación de mercado divide el mercado en grupos con características y necesidades semejantes para poder ofrecer una oferta diferenciada y adaptada a cada uno de los grupos objetivo. Esto permite optimizar recursos y utilizar eficazmente nuestros esfuerzos de marketing.

Existen diferentes variables para segmentar el mercado, dependiendo de cada empresa se utilizará una combinación diferente. Las variables de segmentación de mercado se encuentran agrupadas en variables geográficas, demográficas, psicográficas y de conducta.

La segmentación del mercado hace posible, para la organización, satisfacer las necesidades de todos los consumidores que pertenecen a un nicho en particular, en lugar de tratar de satisfacer las necesidades del mercado en su conjunto, lo que es prácticamente imposible. En la actualidad, diferentes organizaciones están utilizando diversas estrategias de segmentación del mercado, y la segmentación demográfica parece ser la más utilizada. La segmentación del mercado consiste básicamente en dividir el mercado en segmentos más pequeños, con el fin de hacer más fácil la comercialización y evitar el desperdicio de recursos.

Además, ayuda a la organización a aprovechar los recursos disponibles, a satisfacer las necesidades del sector particular del mercado al que quiere abastecer. En pocas palabras, ayuda a las empresas a identificar a los consumidores potenciales y dirigirse a ellos, lo que a su vez se traduce en un uso más eficiente de los recursos. Si bien el mercado objetivo de un producto determinado puede incluir a mujeres y hombres, es probable que un género representa una mayor proporción del mercado objetivo de la empresa. Las empresas pueden segmentar sus mercados por género, y diseñar variedades de sus productos destinados a un género específico o modificar sus campañas publicitarias para atraer al segmento masculino o femenino.

(Puede continuar leyendo esta nota en la Edición Digital de Revista Punto de Venta N° 315).