Inspirado en Cupra Marittima, pueblo italiano donde nació Remo Angelici, el vino Cupra invita a celebrar la historia de un legado familiar que comenzó en Italia y renace al pie de la Cordillera de los Andes. Elaborado con uvas provenientes de viñedos ubicados al pie de la misma, en el Valle de Uco, provincia de Mendoza, Cupra evoca por su elegancia a los vinos europeos; y por su intensidad, a esta nueva tierra. Es un vino pensado para una larga guarda pero con una juventud vibrante.

“Cupra resume nuestra historia familiar, con la que queremos transmitir la importancia de la pertenencia, de la reunión y del legado”, afirmó Daniel Angelici. “Cupra celebra la alegría de estar juntos y es el mejor vino de cada año en nuestros viñedos”, agregó. Cabe señalar que se trata de un corte de Malbec 65%, Cabernet Franc 20% y Merlot 15%.

Todas las variedades de Cupra se cosechan manualmente en bines de 200kg. Es una uva descobajada, cuya fermentación maloláctica se realiza en tanques y en barricas, y su añejamiento se lleva a cabo en barricas de roble francés de grano fino (50% primer uso, 50% de segundo uso) durante 16 meses, hasta obtener el punto junto.