En un entorno complejo, BMO se adaptó para mantenerse a la vanguardia en acciones de BTL y Trade Marketing, considerando las nuevas tendencias que se acentuaron a partir de la pandemia. El objetivo: optimizar tanto los resultados de las ejecuciones en puntos de venta, como los presupuestos de sus clientes.

Por Fernando Marchiano, Gerente de Unidad de Negocios de BMO.

Para BMO, y para todo el sector, los últimos dos años nos han obligado a repensarnos, rediseñarnos y transformarnos en organizaciones ágiles para amoldarnos al contexto cambiante y desafiante que nos rodeaba, y todavía nos rodea.

Con un marco extraordinario, impensado, como lo fue (es) la pandemia de Covid-19 y un escenario más conocido, como el de retracción económica e inestabilidad de la macroeconomía, todos los planes y estrategias diseñadas hasta marzo de 2020 fueron desechados, y debimos pasar a planes de cortísimo tiempo, que exigían revisiones constantes y nuevas planificaciones con la información casi, del día a día.

Si para las organizaciones esto fue y es aún un desafío, lo mismo pasó para el consumo y los consumidores. Categorías que pasaron a ser estrellas, hábitos de compra moldeados a la necesidad, protocolos o restricciones vigentes en cada período, se combinaron con una economía difícil. Un combo que, podemos reconocer hoy, nos ha posicionado y transformado para mejorar todos nuestros procesos, provocando una verdadera transformación digital en la organización y en nuestros servicios y sobretodo, un cambio de mainset en la relación de BMO con sus clientes, el mercado y las personas.

¿Dónde vemos estos cambios? En nuestros productos, donde hemos avanzado en la transformación del valor agregado como herramienta clave para el usuario. También, en el mundo del trade marketing: en 2020 hemos lanzado el Departamento de DataLab, un laboratorio de información donde, con datos de campo que ingresan de forma móvil y online, creamos Indicadores de Trade Marketing que mediante plataformas digitales que se hablan con los distintos sistemas internos de nuestros clientes, permiten analizar el avance y estado de la ejecución en tiendas, en tiempo real.

 (Puede continuar leyendo esta nota en la Edición Digital de Revista Punto de Venta N° 312).