A fin de mejorar y mantener los niveles de calidad de sus productos, Cooperativa Láctea Manfrey estableció en sus sectores productivos requisitos generales de Higiene y Buenas Prácticas de Manufactura, junto con la implementación del sistema HACCP. Todos los procesos fueron certificados por la empresa TÜV Rheiland, bajo el reconocimiento del SENASA.

Asimismo, la empresa cordobesa ubicada en la localidad de Freyre, cuyos orígenes se remontan a 1943, firmó la adhesión al Pacto Global Argentina, una iniciativa de sostenibilidad corporativa sustentada por las Naciones Unidas, que comprende los principios y valores de la organización. Esta propuesta busca contribuir a la sociedad y al medioambiente a través de cuatro pilares fundamentales: derechos humanos, normas laborales, medioambiente y transparencia (anticorrupción).

Así la compañía se suma a la búsqueda de soluciones que hagan frente a los principales retos globales que se presentan hoy en día, para el beneficio de la comunidad en su conjunto.