En febrero, Mercedes-Benz estrenó una trasgresora campaña para comunicar los atributos de la Clase G, que durante más de 40 años ha desafiado las tendencias mundiales y se mantuvo como uno de los vehículos más destacados de la compañía. Se presentó con el nombre de Immortal Love, en el marco del Día de San Valentín, y destaca la durabilidad de un vehículo único. La película de ocho minutos lleva el mensaje de que un vehículo de tanta resistencia merece conductores que vivan para siempre.

Es un viaje cinematográfico protagonizado por la estrella internacional Rimon, quien interpreta a una famosa cantante que vive un romance en secreto con Nathan. Por un lado, está su amor por el joven periodista, quien está irremediablemente enamorado de ella, y por el otro lado, está el glamour y su vida excéntrica-salvaje. El corto ilustra el conflicto entre dos mundos que no podrían ser más diferentes, y muestra un amor que supera estas divisiones. Todos los personajes se mueven en un universo de fantasía de seres inmortales.