Grupo Molino Chacabuco, una empresa argentina con más de 100 años dedicada a elaborar y comercializar alimentos de calidad para todas las personas y sus mascotas, acaba de lanzar una nueva línea de harinas especiales destinadas al consumo hogareño. 

Por un lado, el semolín de trigo Chacabuco -que es el mismo producto que se ofrece a las mejores casas de pastas frescas artesanales- resulta ideal para lograr pastas caseras firmes y al dente. 

Por su parte, la harina de fuerza para masa madre permite lograr panes y pizzas diferentes. Y una harina especial para pastelería y repostería con agentes emulsionantes y esencias que garantizan una masa esponjosa, liviana y con un sabor y aroma equilibrado en cualquier tipo de receta dulce.