El informe sobre las ventas en noviembre realizado por Scanntech a partir de los datos proporcionados por sus scanners instalados en 640 puntos de venta de todo el país, devela las tendencias actuales del consumo masivo.

El 2021 resultó un año complejo. A pesar de la mejora de la situación sanitaria y el levantamiento de varias restricciones que obstaculizaban la actividad comercial (como la cantidad máxima permitida de clientes dentro de los establecimientos), el consumo masivo no pudo despegar, ni siquiera considerando el hecho de que la base de comparación (el año 2020) fue baja, dado que la pandemia resintió el consumo (con la excepción de los meses de marzo y abril, donde el efecto estoqueo previo a la cuarentena generó un alza artificial en las ventas de productos de primera necesidad).

El deterioro de los niveles de ingreso de la población -una tendencia que se venía manifestando con anterioridad al Covid-19- se acentuó por la situación sanitaria y la cuarentena de 2020. Los asalariados dentro de la economía formal (es decir, en relación de dependencia) fueron los menos castigados, mientras que el resto (los trabajadores independientes, y especialmente los de menores recursos) tuvieron una disminución más drástica de su poder adquisitivo.

Ese efecto arrastre acentuó este año la pérdida de poder adquisitivo. Las medidas adoptadas por el gobierno nacional para sostener la capacidad de consumo (un clásico en años electorales) no resultaron suficientes. 

Análisis del consumo

Todos los meses, la reconocida firma Scanntech elabora un informe sobre la evolución del consumo a partir de datos proporcionados por la misma empresa, que procesa los datos de sus scanners instalados en 640 puntos de venta de nuestro país. El informe analiza las ventas de 120 categorías, divididas en cuatro familias: Alimentos, Bebidas, Cuidado Personal y Limpieza. En total, se procesan mensualmente más de 3,7 millones de tickets.

En la última edición disponible, referida a noviembre de 2021, se explica que el consumo tuvo una caída de 4,2%. A su vez, el acumulado anual a noviembre arroja un saldo negativo de 8,1%.

(Puede continuar leyendo esta nota en la Edición Digital de Revista Punto de Venta N° 310).