Mercedes-Benz se convirtió en la primera automotriz del mundo en cumplir los exigentes requisitos legales para el Nivel 3 del sistema de conducción autónoma. La Autoridad Federal Alemana de Transporte Motorizado (KBA) es quien ha otorgado esta aprobación, allanando así el camino para ofrecer un sistema de este tipo a nivel internacional, para luego ser adaptado de acuerdo a los requerimientos de cada país. Se trata de un importante hito en el camino de los avances sobre vehículos autónomos.

Alemania ha asumido un papel pionero en este sentido con la apertura de la Ley de tráfico por Ruta (StVG) para los sistemas de Nivel 3 que comenzó a implementarse este año. Por ello, a partir de 2022, los clientes podrán comprar una Clase S con el Drive Pilot, lo que les permitirá conducir en modo condicionalmente automatizado a velocidades de hasta 60 kilómetros por hora en tránsito intenso o congestiones vehiculares.