La mayor parte de las decisiones de compra se toman hoy dentro de los locales. Por ende, la exhibición y los estímulos in-store son componentes fundamentales de toda acción de branding.

La comunicación de marca tiene varios puntales dentro de las estrategias de trade marketing para supermercados. “La exhibición de productos, las estrategias de packaging y el material POP son herramientas de promoción vinculadas especialmente con la visibilidad y la comunicación en el punto de venta”, explican los especialistas de BMO. Los recursos creativos y la innovación en la comunicación de marca crean una dinámica atractiva e interesante que, además, trae beneficios para el retail. En la comunicación en el punto de venta existen tres claves principales: la marca, el local y el comprador.

—La marca. El primer elemento es el branding que trata sobre la construcción de marca. Es lo que las personas asociamos a la identidad marcaria.

—El punto de venta. El segundo elemento es el lugar físico donde comunicar para captar la atención del consumidor y provocar las acciones de compra.

—El comprador. Por último, debemos analizar el comportamiento de los compradores para impulsar el consumo, ya sea por el beneficio que otorga un producto o la sensación de gratificación.

Tipos de exhibiciones

En BMO explican que “la presentación de los productos en góndolas tiene un vínculo estratégico con la promoción en el punto de venta. Sirve para impulsar el consumo y que los compradores elijan un producto que se diferencie de la competencia, ya sea por el packaging, la marca, la experiencia de compra o la relevancia que se genera en la necesidad del cliente”.

Otro modo de captar la atención de los clientes es la exhibición adicional o secundaria, que fortalece e incentiva el tráfico por diferentes zonas del retail. Esta exhibición es inesperada, porque el cliente supone que va a encontrar los productos en la góndola.

 (Puede continuar leyendo esta nota en la Edición Digital de Revista Punto de Venta N° 309).