Bodega Estancia Mendoza presentó su nuevo formato Bag-in-Box, para ofrecer innovadoras experiencias al consumidor y así seguir potenciando el compromiso con el envasado sostenible.

Desde hace cinco años, la bodega fracciona en Bag-in-Box. Ahora, brinda un nuevo impulso a la tendencia instalada en el mercado internacional para presentar y conservar la calidad del vino, en un envase reciclable que contribuye a la protección y el cuidado del medioambiente. 

“Con este lanzamiento aportamos innovación y, de la mano de los nuevos formatos, acompañamos la tendencia del mercado con diferentes opciones adaptadas a cada momento”, afirmó Gustavo López, Gerente de Negocios de Bodega Estancia Mendoza. “Eso permite que el consumidor pueda disfrutar la calidad de nuestros vinos, en el envase de su preferencia, respetando al medioambiente”.

El envase resulta muy amigable para el consumidor. Por un lado, es de fácil almacenamiento y traslado y, por el otro, permite el consumo individual y en porción, lo que lo convierte en un diferencial para acompañar reuniones al aire libre y en momentos de esparcimiento.

Bag-in-Box es una solución moderna para el empaque de bebidas. El producto se envasa al vacío con una bolsa flexible y hermética que protege el vino de la permeabilidad de la luz y el oxígeno y mantiene sus cualidades organolépticas durante mucho tiempo.