Con el apoyo de GS1 Argentina como partner, LIDE Argentina organizó un webinar que contó con la participación de destacados especialistas. El objetivo: reflexionar sobre las tendencias que afectan al consumo masivo y que se están consolidando, acentuadas por la revolución digital que ocasionó la pandemia.

Estamos viviendo una carrera a gran velocidad, derivada de la economía digital”. Con esas palabras, Rodolfo de Felipe, Presidente de LIDE Argentina, anticipó el tema central del I Forum Nacional de Mercado, Consumo y Logística, que organizó en forma virtual con el apoyo de GS1 Argentina. “Las tecnologías potencian a las cadenas de valor de todos los sectores, desde la industria y el comercio hasta los servicios. Eso impacta fuertemente en el mercado de consumo masivo y en la logística. A lo largo de este encuentro debatiremos sobre esas cuestiones”, agregó.

El encuentro fue moderado por Pedro Galardi, Director General de LIDE Argentina. Tras unas breves palabras, presentó al primer disertante: Osvaldo del Río, Director de Scentia Consulting, quien comenzó su alocución brindando algunas cifras para contextualizar la economía.

“Hoy hay una alta dependencia del Estado. El 51% de los individuos reciben sus ingresos del mismo, si se incluye a los jubilados”, dijo.” Eso representa el 47% de los hogares. Y el 55% de las personas reciben algún tipo de ayuda oficial, tres veces más que en el año 2001″.

Según explicó, desde el año pasado, en la situación previa a la pandemia, el poder adquisitivo de la población se redujo 30%. Eso fue amortiguado por mecanismos compensatorios excepcionales, como el IFE, el ATP y algunos planes sociales. Así, la pérdida real del poder adquisitivo promedio fue del 15%.

En definitiva, acabamos de atravesar un escenario inesperado y persistente, que ha dejado secuelas, deterioros y cambios en los comportamientos de las personas, como los siguientes:

—Hay categorías ganadoras y perdedoras. Las ganadoras, explicó el disertante, fueron todas aquellas relacionadas con la higiene, la limpieza y la sanidad. “Las que más perdieron fueron las que se vinculaban con la salida del hogar, como pomada para calzado, desodorantes corporales y productos de afeitar”, señaló.

 (Puede continuar leyendo esta nota en la Edición Digital de Revista Punto de Venta N° 308).