Determinar qué productos se exhiben, cómo y en qué lugar, es fundamental para maximizar tanto la rotación como la rentabilidad. Eso exige respetar ciertos lineamientos básicos.

La gestión de los productos es un componente esencial dentro del marketing en punto de venta, que toma como referencia la visibilidad, la ubicación y el surtido. “Estas técnicas influyen en las decisiones de los compradores frente a las góndolas y en la diferenciación de los productos ante otros similares que comparten el espacio”, señalan en BMO.

Antes de llevar a cabo una estrategia de exhibición de productos, el coordinador o el encargado de trade marketing debe considerar algunas variables logísticas, tales como el diseño de la circulación, las exhibiciones adicionales, la estacionalidad o la conveniencia de un producto, las experiencias de compra y la gestión del surtido inteligente en el punto de venta.

¿Qué es un surtido inteligente?

El fabricante buscará una estrecha colaboración con el minorista para optimizar el punto de venta y la exhibición de sus productos. La rotación y el surtido que llamen la atención son acciones marketing para aumentar las ventas y generar traffic building. El diseño creativo para motivar e impulsar las compras juega un rol muy importante en el despliegue de visual merchandising. Según explican en BMO, esta técnica emplea los espacios, el diseño, la iluminación, los colores, la tecnología, el marketing estacional, los tipos de exhibición, el material POP, la disposición de las zonas del retail para atraer clientes y generar mayores ventas.

(Puede continuar leyendo esta nota en la Edición Digital de Revista Punto de Venta N° 306).