La nueva planta de procesamiento de aves de Calisa en Entre Ríos, con la que Grupo Motta incrementará en un 400% su capacidad productiva, sigue avanzando, y ya alcanzó el 65% de concreción.

A través de una obra sin precedentes, que incorporará al mercado laboral a más de 100 personas, Grupo Motta “Cree y crece”, señalan sus directivos. Se trata de Calisa 2, la nueva planta de procesamiento de aves que se sumará  al área industrial del grupo en Racedo, Entre Ríos. La obra sigue avanzando; recientemente, llegaron desde Europa ocho contenedores con los primeros equipos para el procesamiento avícola, que se suman a otros nueve recibidos desde Alemania con el equipamiento correspondiente a los depósitos de almacenamiento de productos frescos y congelados. El grado de avance de la obra ya llega al 65%, mientras continúan las instalaciones de los servicios de refrigeración. El proyecto se encuentra emplazado en un predio de 36.000 m2, y contará con 13.000 m2 cubiertos.

La nueva planta Calisa 2 aumentará la capacidad de producción del grupo en un 400%, “marcando un punto de inflexión en el futuro de la avicultura argentina”, señalan en la empresa. “El solo hecho de creer en la continuidad de un megaproyecto de este tipo, aun en medio de las adversidades se presentan no solo la Argentina sino el entorno global, implica crecer. Crecer en convicciones y en trabajo en grupo”, añaden. 

La planta contará con los más eficientes sistemas de gestión ambiental. Entre numerosas medidas, utilizará los efluentes líquidos para el riego forestal de 26.650 nuevos árboles, que se plantarán en 32 hectáreas ubicadas a tres kilómetros del establecimiento.

(Puede continuar leyendo esta nota en la Edición Digital de Revista Punto de Venta N° 304).