A partir de la pandemia y el consecuente crecimiento del e-commerce, el mercado logístico viene en constante alza. Expertos del rubro analizan este fenómeno.

Según datos de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, tan solo en Argentina, el e-commerce creció un 124% en 2020. Sin dudas, este fenómeno está relacionado con el boom de las compras online en un contexto de cuarentena y confinamiento. Y a su vez tiene consecuencias directas sobre una de la áreas responsables de este proceso: la logística.

“La logística es una herramienta, un brazo ejecutor de los cambios culturales, comerciales y estratégicos que están ocurriendo en el mundo”, comenta Hernán Sánchez, Director Comercial de Celsur, compañía especializada en servicios logísticos. “El comercio electrónico está transformando la forma en la que se vende, y acercando productores a consumidores: el mundo se encamina a una mayor logística y a menor intermediación. Antes había una larga e inevitable cadena: productor, distribuidor mayorista, distribuidor minorista, punto de venta, consumidor, porque no había forma de llegar de forma directa”, agrega.

Los intermediarios eran la forma disponible para llegar al lugar al que había que llegar en tiempo y forma. “La globalización redujo la cantidad de lugares donde se producen las cosas, pero multiplicó el intercambio de comercio y eso representó un crecimiento exponencial de la logística, porque hay que transportar más. Eso generó, además, economía de escala y un gran beneficio para el mundo en general en términos de costo” explica Sánchez.

En un contexto de pandemia, tuvo lugar una preponderancia de la actividad logística mucho más fuerte. La globalización hace que cualquier mejora de servicio en cualquier lugar del mundo, rápidamente se extrapole al resto. Esta explosión del e-commerce exige “procesos que requieren de servicios logísticos asociados cada vez más aceitados y más eficientes. La logística va hacia ello, una mirada mucho más en lo que se entiende B to C, el business to customer, a lo que era la logística tradicional de B to B. Tiene un impulso muy grande en todas las técnicas y tecnologías de e-commerce”, dice.

 (Puede continuar leyendo esta nota en la Edición Digital de Revista Punto de Venta N° 302).