Medio siglo del GTIN, un estándar clave

El Global Trade Identification Number (GTIN), capaz de identificar en forma estándar la información de los productos que se comercializan y consumen a nivel global, cumple 50 años de existencia.

Se trata del número que acompaña el código de barras y que revolucionó el mundo del retail. Además, permitió desarrollar un sistema que se fue multiplicando hasta llegar al código QR y con él, al digital link.

La digitalización abrió las puertas del B2B y del B2C para permitir la visibilidad y la transparencia de la información que la cadena de la alimentación (por ejemplo) necesita compartir con sus socios comerciales y con los consumidores. Y que a su vez, los consumidores quieren conocer antes de efectivizar sus compras, para validar la calidad, la procedencia y la autenticidad de los productos.

Estamos transitando la era de la digitalización, del e-commerce, de la información online. Y todo ese proceso se consolidó con el GS1 Digital Link, que facilita, a través del GTIN, el acceso a más datos de productos, ingredientes, indicaciones de uso, trazabilidad, o historias que transmitan y agreguen nuevos valores.

Hoy, más que nunca, el GTIN gana terreno junto al e-commerce, a través de marketplaces como Amazon, E-Bay y Mercado Libre, entre otros. El GTIN es un requisito necesario para agilizar las ventas de estos sitios.

La digitalización ayudó a que muchas empresas medianas y pequeñas pudieran acceder a nuevos mercados más allá de la zona donde se encuentran emplazadas. También les permitió ofrecer sus productos a una mayor cantidad de clientes. GS1 lo hizo posible. Primero, digitalizó el consumo masivo; luego los medicamentos, los agroalimentos y otros sectores. Más adelante, los documentos electrónicos y los medios de pago. En todo ese proceso, el GTIN fue la clave de acceso para la información de todas las cadenas.