Un informe de Deloitte respalda la rápida adopción de los estándares GS1 y la implementación de los códigos de barras para garantizar la seguridad y la confianza en la vacunación contra el Covid-19.

Un informe técnico de la firma Deloitte recientemente difundido, enfatiza la necesidad de implementar estándares comunes a lo largo de la cadena de abastecimiento del sector sanitario, mientras el mundo se prepara para la campaña de vacunación más relevante de la historia. A medida que los gobiernos y las empresas del mundo se enfrentan a uno de los mayores desafíos logísticos en relación al cuidado de la salud, los estándares se presentan como una solución necesaria y urgente para permitir de forma rápida, eficiente y segura la distribución y administración de las vacunas contra el Covid-19.

El informe “Garantizando la confianza en la cadena de abastecimiento global del Covid-19”, afirma que, además de la colaboración de la industria y la comunicación transparente, “adoptar los estándares de GS1 incorpora un elemento de confianza en todos los niveles de la cadena de abastecimiento, que fundamentalmente se extiende a los mismos pacientes”.

Los estándares GS1 brindan transparencia y ayudan a reducir los riesgos en la vacunación contra el Covid. Los códigos de barras diseñados para alcanzar dichos estándares identifican de forma única y segura a los medicamentos, desde su desarrollo hasta el punto de aplicación.

Los estándares GS1 brindan transparencia y ayudan a mejorar la coordinación de la cadena de abastecimiento, reduciendo el riesgo de desviación de vacunas, circulación de productos vencidos y la proliferación de vacunas fraudulentas.

El informe califica a la información de identificación (como el identificador de producto, número de lote, y fecha de vencimiento) como “esencial” para que los proveedores del cuidado de la salud puedan administrar las vacunas con confianza. Debido a esto, “la OMS recomienda que las vacunas sean identificadas en un código de barras estandarizado.” GAVI, The Vaccine Alliance, y UNICEF también han solicitado la utilización de estándares GS1 en los empaques secundarios de las vacunas.

Debido a que algunos países están experimentando dificultades en el rastreo y distintos desafíos al vincular las vacunas con los pacientes en el punto de aplicación, el informe de Deloitte muestra que “es importante identificar y etiquetar las vacunas para registrar de forma precisa qué paciente recibió cuál vacuna y cuándo”. La identificación única global y los códigos de barras GS1 pueden ayudar en esa difícil tarea.

(Puede continuar leyendo esta nota en la Edición Digital de Revista Punto de Venta N° 300