Pese a los cambios que provocó el Covid-19, GS1 Argentina desarrolló durante este año varios proyectos destinados a mejorar la eficiencia.

Por Alejandro Rodríguez, Gerente General de GS1 Argentina

Como organización global sin fines de lucro, GS1 Argentina ha trabajado desde su inicio en el país para desarrollar y difundir estándares vinculados con la identificación , de productos y servicios, y en la implementación, a partir de los mismos, de soluciones aptas para agilizar y mejorar las tareas que se realizan en empresas de múltiples sectores y tamaños.

La pandemia del coronavirus nos encontró con un programa de home office que veníamos practicando desde hacía un año. Estar transitando esta modalidad fue la que permitió  adaptar rápidamente la disponibilidad de nuestros equipos, para no interrumpir la atención de los afiliados ni la prestación de servicios.

Así, nos abocamos a un programa para PyMEs y microemprendedores llamado “Del beep al click”, que apuntó a beneficiar a quienes aún no habían ingresado al mundo del comercio electrónico y la digitalización. Además como soporte a los afiliados interesados en ampliar sus propias capacidades, y para aquellos nuevos que necesitaban mayor información, se ofrecieron chats online, un WhatsApp institucional, telefonía con registros de derivación directa al sector solicitado, e inscripciones más ágiles con menos obligaciones de documentación. También generamos un programa  de beneficios especiales de pago y abono con tarjetas de débito y crédito en cuotas.

Entre nuestros logros, podemos mencionar la consolidación del Programa de Soluciones EDI GS1, que ya tenía un año en funcionamiento. Es una plataforma que logró en poco tiempo un funcionamiento muy eficiente y confiable. Se trata de uno de los estándares más importantes a nivel mundial, y apunta a la digitalización de la vinculación entre los actores de una cadena productiva y de valor, facilitando sobre todo a las PyMEs el acceso a esta solución tecnológica.

La pandemia aceleró el proceso del servicio EDI GS1, porque las restricciones de circulación generaron la necesidad de un cambio de los sistemas de la documentación emitida en papel.

(Puede continuar leyendo esta nota en la Edición Digital de Revista Punto de Venta N° 297).