Inicio Destacados Tácticas modernas de posicionamiento

Tácticas modernas de posicionamiento

Compartir

Siempre hubo polémicas en torno al concepto de posicionamiento, pero en la era digital, los ejes del debate están siendo redefinidos. Lo importante es tener en cuenta que el sentido común debe seguir siendo el gran orientador de toda estrategia de marketing.

 

El posicionamiento es el lugar mental que ocupa la concepción del producto y su imagen cuando se compara con el resto   de los productos o marcas competidores, además indica lo que los consumidores piensan sobre las marcas y productos que existen en el mercado. El  posicionamiento se utiliza para diferenciar el producto y asociarlo con los atributos deseados por el consumidor. Para ello se requiere tener una idea realista sobre lo que opinan los clientes de lo que ofrece la compañía y también saber lo que se quiere que  los clientes piensen de nuestra mezcla de marketing y de la de los competidores.

Para llegar a esto se requiere de investigaciones  formales de marketing, para después graficar los datos que resultaron y obtener un panorama más   visual de lo que piensan los consumidores de los productos de la competencia. Por lo general la posición de los productos depende de los atributos que son más importantes para el consumidor meta. Al preparar las gráficas para tomar decisiones en respecto al posicionamiento, se pide al consumidor su opinión sobre varias marcas y entre ellas su marca «ideal». Esas gráficas son los mapas perceptuales y tienen que ver  con el «espacio del producto», que representan las percepciones de  los consumidores sobre varias marcas del mismo producto.

La publicidad y el marketing de la web 3.0 tienen como foco central a la conectividad permanente de los usuarios y el establecimiento de los puntos neurálgicos sobre los que se asienta la decisión de compra, a través de la interacción con sus grupos afines.

Es por este motivo que analizando las tendencias, entregamos a las marcas las recomendaciones necesarias para iniciar el proceso de migración hacia consumidores y mercados 3.0, totalmente interactivos, conectados y decisivos en relación a las tendencias.

  1. Incluya a sus clientes en la creatividad. La creatividad y la innovación son las bases del valor añadido, todas las marcas debieran escuchar las ideas de sus clientes, el marketing 3.0 es un proceso en el que marcas y consumidores deben participar activamente en la creación de un producto.

 

(Puede continuar leyendo esta nota en la edición impresa de Revista Punto de Venta N° 286).