Inicio Destacados Procesos que pierden vigencia

Procesos que pierden vigencia

Compartir

La logística es una de las pocas áreas empresarias en las cuales aún es posible lograr una gran reducción de costos. Para ello, no hay que invertir millones; simplemente hay que trabajar en forma cooperativa.

 

En la actualidad, si una empresa no es lo suficientemente flexible para adaptarse a los cambios del mercado, se podría decir que esa empresa estará seguramente fuera de competencia en muy poco tiempo. ¿Qué es ser flexible? De acuerdo a su definición literal es aquello «que se puede doblar fácilmente, que se acomoda a la dirección de otro». Esto, aplicado a manufactura se traduciría como «que se acomoda a las necesidades y demandas del cliente», tanto de diseño como también de calidad y entrega.

Uno de las problemáticas más comunes en lo que respecta a la planeación de la producción es producir lo necesario en el tiempo necesario, sin sobrantes ni faltantes. Para lograr esto se necesita un plan flexible, hecho para ser modificado, que se pueda cambiar rápidamente.

Un plan de producción es influenciado tanto externamente como internamente. Las condiciones del mercado cambian constantemente. Para responder a estos cambios, se deben dar instrucciones constantemente al área de trabajo. Ya que queremos producir en un sistema Justo a Tiempo, las instrucciones de trabajo debe ser dadas de manera constante en intervalos de tiempo variados. La información más importante en el área de trabajo cuanto debemos producir de cual producto en ese momento, las instrucciones pueden ser dadas según se necesitan.

Ya que no es conveniente hacer órdenes de producción muy grandes tratando de prevenir la demanda del mercado, ya que se puede quedar corto o largo de producto, así como no es conveniente hacer ordenes unitarias. Lo mejor es hacer órdenes de lotes pequeños, éste es el concepto fundamental.

 

(Puede continuar leyendo esta nota en la edición impresa de Revista Punto de Venta N° 284).