Inicio Destacados Las enseñanzas de la historia

Las enseñanzas de la historia

Los militares han aprendido la lección: de nada sirve un fusil  si una línea de abastecimiento fluida no lo lleva al frente junto con las municiones y todos los pertrechos.

La única verdad, en lo que hace a la cadena de abastecimiento, es que la mercadería debe fluir constantemente, día y noche, sea como sea. Unas pocas horas de ausencia de un producto en las góndolas basta para dejar consumidores insatisfechos, con la consecuente pérdida de rentabilidad tanto para el supermercado como para el proveedor, que seguramente invirtió una importante suma de dinero en publicidad para “tentar” clientes que luego no encontraron el producto.

Eso nos lleva a su vez a otra verdad. Los métodos logísticos no sólo sirven para que las empresas ahorren costos y sean más eficientes. El consumidor recibe directamente los beneficios de esta técnica puesto que al haber encontrado el producto  que quería cuando quería, posteriormente ya no dudará en volver a comprar.

Para poder satisfacer las necesidades de los clientes no basta con un buen producto: éste debe estar disponible en el momento apropiado, en la cantidad, lugar y estado requeridos y con la documentación necesaria. En la situación de alta competitividad actual, si estos servicios se brindan con costos logísticos excesivos se afecta sensiblemente la rentabilidad.

Lograr este balance entre servicio y costo es el meollo de la tarea de la logística. Sobre ella hay una incipiente conciencia en nuestro medio empresario. Los militares hace tiempo han aprendido la lección: de nada sirve un fusil si una línea de abastecimiento fluida no lo lleva al frente junto con las municiones y las vituallas para quien lo ha de empuñar. Hace tiempo que la logística forma parte de los  estudios y especializaciones militares.

(Puede continuar leyendo esta nota en la edición impresa de Revista Punto de Venta N° 289).